La Mansa de Fiódor Dostoievsky

El recuerdo presente de la ausencia. Gran trabajo de César Brie.

Por Adriana  E. Lauro.

La Mansa fue uno de los últimos cuentos que escribió Dostoievski, publicado en el diario del escritor en noviembre de 1876, cinco años antes de su muerte. Dos hechos lo llevaron a escribir esta novela breve. La muerte por suicidio de la joven hija de un amigo , que lo lleva a anotar en su diario “¿…qué buscan en la muerte ustedes, almas que todavía no han vivido…? y una noticia periodística : una jovencita que se arroja desde una ventana abrazando una imagen de la Virgen.

El relato está narrado en primera persona en la voz de un hombre maduro,  viudo hace horas, que reflexiona  sobre la muerte de su joven esposa  y repasa su propia vida. El es un prestamista con un pasado militar  que decide  casarse con una joven de dieciséis años. Es una forma de rescatarla de una existencia  dolorosa y de privaciones. Casi como en espejo mira su matrimonio y los motivos que la unieron a su esposa, todavía con el impacto de la muerte no asimilado. Sus miserias y sus mezquindades, la soledad en la que ambos vivieron  a pesar  de la vida matrimonial, la pregunta por lo que no fue y que podría haber sido, avanzan en un soliloquio  que no encuentra explicaciones.

La adaptación y puesta en escena de César Brie son muy muy atractivas. En el plano textual , le otorga voz a la esposa y crea la ilusión de un diálogo imposible. Ambos protagonistas comparten el mismo  tiempo y espacio, pero separados por la muerte.  La puesta en escena tiene el sello inconfundible del afamado director, creando con unos pocos elementos,  la ilusión y la potencia del teatro. Una mesa será cama, camino, puerta , ventana . Una falda  ondeará al viento, sin más artificio que una mano que la agita.  Los cuerpos explorados en la elocuencia del gesto, en la fuerza del silencio, en lo que emerge sin necesidad de explicación.

Los trabajos actorales se mueven en perfecta sintonía con la propuesta. Abril Piterbarg, tiene una presencia  luminosa que va creciendo cuando emerge la voz del personaje. Iván Hochman, a pesar de su juventud, sale airoso del desafío de componer a un hombre maduro y con tantos ribetes psicológicos

La música elegida completa   un espectáculo de sombría  belleza.

Funciones: viernes 21.00. El Extanjero. Valentín Gómez 3378
Capital Federal
Reservas: 48627400
Web: http://www.elextranjeroteatro.com

 

Ficha artístico técnica:

Sobre textos de:Fiódor Dostoievsky

Dramaturgia:César Brie. Adaptación:César Brie

Elenco: Abril Piterbarg, Iván Hochman / Dirección: César Brie / Asistencia de Dirección: Florencia Michalewicz

Vestuario: Carolina Ferraioulo / Escenografía: Duilio Della Pittima / Música Original: Pablo Brie / Otras canciones utilizadas:Arpeggione Sonata D821, Mov. II: Adagio” – Franz Schubert  //  “Ausencia” – Violeta Parra

Diseño Gráfico: Cachi Bratoz / Trailer: Juan Barone / Texto Original: Fiódor Dostoievski /Adaptación: César Brie.

Sobre César Brie / (https://www.facebook.com/Cesar-brie)
Actor, director, dramaturgo, y escritor, César Brie nació en Argentina en 1954. Estudió teatro en la Comuna Baires y meses después que ésta fuera reprimida por grupos paramilitares, se autoexilió en Italia y fundó en 1975 el Teatro Tupac Amaru. Hizo una importante carrera teatral en Europa, dentro del grupo Farfa, junto a Iben Nagel Rasmussen del Odin Teatret de Dinamarca. A principios de la década del ‘90, decidió volver a América Latina y fundó en Bolivia la comunidad Teatro de los Andes, hoy un paradigma de las artes escénicas que produjo Bolivia en las últimas décadas. De lo poco que se sabe del teatro boliviano fuera de las fronteras, mucho corresponde al trabajo de este grupo. Algunas de sus obras, como “Ubú en Bolivia” y “Un sol amarillo”, así como sus versiones de “La Ilíada” y “La Odisea”, han sido programadas en los mayores festivales de América Latina y Europa. Muchas de sus obras se identifican con el dolor que los bolivianos –y toda América- han sufrido durante las dictaduras del pasado y el período de la democracia pactada, teñida de corrupción, haciendo una denuncia sobre la violencia e impunidad. En 2009, César Brie se separó del Teatro de los Andes e inició otro camino artístico autónomo. Además de su reconocida trayectoria teatral, incursionó en el mundo audiovisual con dos documentales de gran compromiso social: “Humillados y Ofendidos” que trata sobre hechos racistas del 24 de mayo de 2008 en Sucre, ganador del Premio del Colegio de América al mejor documental hispanoamericano en Festival Internacional de Cine Pobre de Humberto Solás (Cuba); y “Tahuamanu”, documental sobre la masacre de Porvenir en la jungla boliviana el 11 de septiembre de 2008. En 2011 recibió en Radicondoli el premio Nico Garrone, votado por la mayoría de los artistas de teatro italianos. Actualmente vive y trabaja en Italia y Argentina. Ha dirigido a la compañía italiana “Teatro Presente” con la cual ha realizado giras en Europa y Argentina de 2012 a 2015.

 

Anuncios