“I: una buena preguntita banal” de Jean Tardieu

Esa pregunta que incomoda.

Interesante dispositivo escénico con precisa dirección.

Por Adriana E. Lauro,

El dramaturgo Jean Tardieu escribió “I: (Le Guichet )” en 1955, un año después de que el creador del teatro del absurdo Samuel Beckett escribiera quizás su pieza más famosa “Esperando a Godot”. Tardieu, quizás no tan conocido en estas latitudes, participa de esa corriente estética con sello propio.

La pieza que se acaba de estrenar en el “Método Kairós”, es una grata invitación a poner en marcha todos los sentidos y suspender el acecho constante de la razón que intenta clasificar y dotar de sentido  a la realidad. Actividad que resulta muy tranquilizadora en la vida cotidiana, pero que restringe la capacidad de disfrute y creación.

George Lewis, maestro del teatro físico norteamericano, es el director de esta obra que se representa por primera vez en la Argentina. Lewis, de extensa formación en disciplinas como el mimo, las artes circenses , estudió además en la  Escuela Internacional de Biomecánica dirigida por Gennadi Bogdanov, heredero directo del gran Vsevolod Emilievich Meyerhold.

Y es esta mirada y esta concepción del cuerpo del actor explorado en su capacidad expresiva donde la palabra es un elemento más de ese todo, y lo que otorga a  I:… una gran riqueza interpretativa.

Un gran dispositivo escénico aparente oficina de reclamos, pero dotado de gran carga simbólica, alberga en su interior a un perfecto burócrata que ejecuta como en una suerte de baile, acciones  repetidas. Muy concentrado, este empleado, parece estar haciendo algo trascendente. La llegada de un viajero que sólo quiere hacer una consulta, desata un intercambio entre ambos, plagado de desplazamientos físicos  y diálogos de aparente banalidad y sinsentido . Metáfora de la contemporaneidad, estos dos hombres van creando un vínculo, donde nada es predecible . Desde un simple pedido de información, los diálogos se van adentrando en algunas cuestiones filosóficas . Pero lo interesante es que ellos no lo saben. Los actores trabajan dentro de esa construcción de  cuerpos y movimientos, de acción y reacción, de  asimetrías y complementariedad. Los trabajos de Federico Falasco y Diego De Paula  son muy buenos,  y con gran comprensión de la propuesta.

Formas geométricas de esa oficina que tienen un correlato en el cuerpo de los actores.   La plástica atraviesa el espectáculo, la escenografía es el artefacto que mediatiza los intercambios. Oficina, jaula, cuadro, ventana, guillotina, encierro. Es el juego de la vida, preguntas sin respuesta, lo trascendente versus lo efímero, muchas cuestiones que el texto plantea pero como invitación a lo lúdico, a poner en juego los sentidos.

Una propuesta para ver otros modos del hecho teatral, que Lewis  toma con mano experta y  nos lleva a movilizarnos en una pieza breve pero muy efectiva, que cada uno armará a su antojo. Como las capas de una cebolla , cada espectador llegará hasta donde quiera.

Funciones: sábados, 21:00 hs. El método Kairós (El Salvador 4530)

Reservas: 4861 9663 info@elmetodokairos.com.ar

Entrada: General $200

Apta todo público. (niños desde 12 años)
Ficha técnico/ artística 
Actuación: Federico Falasco y Diego De Paula
Dirección: George Lewis
Dramaturgia: Jean Tardieu
Asistente de dirección: Alejandra Endler
Música: Steve Reich, The Shirelles
Diseño de luces: Christian Gadea
Logo y Diseño gráfico: Carlos Coccia
Realización de vestuario: Sandra Iurcovich
Diseño de escenografía: Sandra Iurcovich
Realización de escenografía: Duilio Della Pittima

 

 

 

 

Anuncios