La lluvia de verano,de Marguerite Duras con dramaturgia y dirección de Stella Galazzi

La lluvia de verano

La insurrección de la palabra

Por  Adriana E. Lauro

“La lluvia de verano”, es la historia de una transmutación. Publicada  en 1990 como novela,  es un texto que la escritora francesa Marguerite Duras, concibió originalmente como cuento “Ah Ernesto” (1971) y luego fue  guión para su película  “Los niños”  estrenada en 1984. Stella Gallazi a cargo de la dramaturgia y puesta en escena de esta versión,  recoge el guante y  convierte la novela en hecho dramático, un desafío del que sale muy airosa.

Sintetizar la historia supone resignar los múltiples significantes que el espectador  va a ir descubriendo. Corriendo ese riesgo puede  enunciarse así: Unos niños no escolarizados y que no saben leer, encuentran un libro que es el bíblico Eclesiastés. Ese objeto, está quemado, mutilado, pero obra en ellos como una revelación que le permite a Ernesto, el protagonista, aprender a leer con un procedimiento surgido a partir de los dibujos que forman las palabras  y que ve repetirse  renglón a renglón. A partir de allí se desplegaran una serie de sucesos extraños desde la categoría de “lo esperable” para esos seres marginados.  El extrañamiento  surge además desde el lenguaje, metáfora potente que  recorre todo el espectáculo.

Ernesto vive con su familia, en los suburbios. Intuimos  que es París, pero sabemos  que puede suceder en cualquier lugar. Son inmigrantes. Lo que importan es el borde en el que viven. Sobreviven gracias a ayuda social que les provee el Estado. La llegada de un maestro y la imposición de ir a la escuela abre nuevamente una serie de episodios, que vuelven a abrir  preguntas  sobre el aporte de la educación, el mundo civilizado,   la verdadera inclusión. Al cabo de diez días Ernesto decide no ir más a la escuela porque ” me enseñan cosas que no sé”.  Es como si ese primer libro encontrado por Ernesto, hubiera obrado como una revelación  de la que él no es consciente. Entre algunas de sus acepciones Eclesiastés  significa “el vocero, un tribuno de la asamblea del pueblo, que cansado de las ideas dominantes, se decide a tomar la palabra”.  En esta apropiación de su propio lenguaje este niño-joven-adulto, armará su propio conocimiento del mundo.

Como un héroe trágico, Ernesto decide emprender la travesía. Abandonando el amor de su amada y a la vez hermana de sangre. No es una huida, es ampliar los límites, salir del borde. Todos los personajes que componen la familia se expresan de un modo particular. Reconocemos las palabras, pero a veces se nos escapa el sentido. No se trata de incoherencia  sino de una gramática que nuevamente actúa como una provocación a la lógica establecida.

En cuanto al elenco, Lilí Grinberg, en el papel de la madre carga con austeridad convincente el dolor de la resignación. Ernesto, en la piel de Alejandro Caprotta, transita con solvencia el desafío protagónico.  Jeanne, la hermana-amante, interpretada por Josefina Pittelli demuestra gran hondura en su interpretación. Marcos moreno Martínez, el maestro,  Pablo Rinaldi, el padre y Stephanie Troiano, hermana  acompañan  con adecuada sintonía la partitura dramática propuesta por la directora.

Excelente la puesta en escena,  acompañada por las proyecciones de los artistas Carolina Zarzozo Paoloni y Ariel Contini. La escenografía refuerza la metáfora espacial del mundo urbano versus lo marginal.

Hay mucho más para descubrir. Esa es la tarea del espectador.

 

Funciones: domingos  a las 21 en Elkafka Espacio Teatral.   Lambaré 866, 4862-5439. Entradas: $ 160 y $ 90 (descuentos a estudiantes y jubilados). Reservas por Alternativa Teatral.

Ficha técnica:

Dramaturgia y dirección: Stella Galazzi

Traducción: Lilí Grinberg

 Elenco por orden alfabético: Alejandro Caprotta, Lilí Grinberg, Marcos Moreno Martínez,  Josefina Pittelli,  Pablo Rinaldi y Stefy Troiano.

Diseño de escenografía y vestuario: Carlos Di Pasquo

Realización escenográfica: Gabriela Luna y Mariana Ramírez Roa

Diseño de iluminación: Marco Pastorino

Música original y diseño sonoro: Gustavo García Mendy

Diseño audiovisual y fotografías: Carolina Zarzoso Paoloni y Ariel Contini

Diseño gráfico: Javier Gazzé

 

 

 

 

Anuncios